TX Metronews - шаблон joomla Продвижение

IMPORTANCIA DE LA EXPRESIÓN CORPORAL EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

A través de los mensajes trasmitidos mediante el adecuado uso de los gestos, la expresión corporal y guiños paralingüísticos, se puede conseguir el trabajo deseado.

 

 

 

 

Entrevista de trabajo. Gráfico elaborado por Andrea Isabel Remolina Remolina. Recursos gráficos: https://bit.ly/2PrHZdm
 
  

Las organizaciones realizan entrevistas de trabajo con el fin de definir quién es el aspirante adecuado para un determinado cargo. La entrevista en este caso es “un diálogo constituido por un discurso enunciado en su mayoría por el entrevistado, con algunas intervenciones del entrevistador” {1}, relacionado con información como experiencia laboral, títulos académicos, aptitudes y talentos. Todo esto en función del contexto en el que se encuentran. Si bien los elementos mencionados son esenciales para la elección, el entrevistador tiene en cuenta otros factores más allá de lo que se dice con las palabras o en la hoja de vida.

Otras formas de comunicar: lenguaje corporal.

El proceso comunicativo adquiere importancia en una entrevista profesional, porque es una situación comunicacional en la que se necesita transmitir de manera incuestionable que se es el candidato idóneo. Este proceso se desarrolla sobre dos ejes principales: la comunicación verbal y la no verbal. 

Generalmente, la única preocupación del aspirante a un puesto de trabajo es qué va a decir o qué palabras van a salir de su boca. Pero no da la relevancia necesaria a “qué va a transmitir y comunicar con sus gestos y movimientos faciales y corporales, o a la manera o forma de realizar dichas acciones o movimientos” {2}

Lo más probable es que el entrevistador sea el jefe del área a la que se aspira o de recursos humanos. Esta persona entrevista a una gran cantidad de candidatos, todos con hojas de vida llenas de experiencias laborales, maestrías y doctorados. Entonces ¿Cuál es la diferencia entre quienes obtienen el empleo y quienes se van a casa a esperar una llamada que posiblemente nunca se dé? Sin duda la preparación y la experiencia son factores decisivos, pero cuando estas son similares en varios candidatos, ¿Cómo las organizaciones eligen a uno? ¿Por qué unos convencen y otros no? 

Según Gina Aran, máster en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva y miembro de la European Communication Research and Education Association, la clave está en “la capacidad de un candidato para crear en la mente del entrevistador una visión. Están los que consiguen que les “veamos” perfectamente desarrollando las tareas del puesto de trabajo que ofrecemos e incluso pueden hacernos imaginar las mejoras que su incorporación aportará a la empresa. En cambio, hay otras personas que con su manera de comunicar solo consiguen alejarse de lo que se podría considerar un trabajador estrella” {3}. Tal como lo asegura Aran, la forma de comunicar es fundamental para el éxito de una entrevista de trabajo. En este sentido, dominar técnicas de comunicación no verbal es fundamental.

¿Qué hacer y qué evitar en una entrevista de trabajo? Infografía realizada por Andrea Isabel Remolina Remolina. Información tomada de:https://bit.ly/2KsNNmL

Quinésica (kinésica): ¿Qué comunican sus movimientos y gestos en una entrevista?

El paralenguaje, la quinésica (kinésica), la proxémica y la cronémica son los cuatro sistemas de comunicación no verbal reconocidos actualmente. Los dos primeros, uno fónico y otro corporal, son considerados sistemas básicos o primarios por su implicación directa en cualquier acto de comunicación humana. En una entrevista de trabajo la kinésica cobra especial importancia, ya que está formado por los movimientos y las posturas corporales que comunican o matizan el significado de los enunciados verbales, incluyéndose además, aspectos tan relevantes como la mirada o el contacto corporal. 

Los gestos corporales y faciales, y la postura corporal pueden especificar, confirmar, reforzar, debilitar o contradecir el contenido o sentido de una frase, así como camuflar su verdadero sentido. Por lo tanto, es necesario tener cierta habilidad comunicativa para elegir las palabras adecuadas, ser sintético, vocalizar bien y ser coherente con la gestualidad. Por ejemplo, si una persona quiere transmitir que es dinámica y comprometida, sus argumentos serán poco creíbles si la posición corporal es encogida o excesivamente relajada, si su rostro y gestos demuestran cansancio o si sus movimientos son torpes y excesivamente lentos.

Paul Ekman y Wallace Friesen clasifican los gestos en cinco categorías: “gestos emblemáticos o emblemas, emitidos intencionalmente, cuyo significado es conocido por todo el mundo; gestos ilustrativos o ilustradores, que acompañan a la comunicación verbal para matizar o recalcar lo que se dice; gestos reguladores o de regulación, utilizados para mantener viva una conversación, para iniciar y finalizar la interacción o para ceder la palabra; gestos que expresan estados emotivos o muestras de afecto y finalmente, gestos de adaptación o adaptadores, empleados para manejar emociones que no se desean expresar”.{4}

Se debe tener especial cuidado con los gestos adaptadores, ya que mover la pierna compulsivamente para manejar la ansiedad, resulta contraproducente al comunicar inseguridad. Al igual que los gestos ilustradores, debe existir coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Esto no quiere decir que cada gesto y expresión deban ser excesivamente controlados. Por el contrario, el entrevistado debe demostrar una actitud natural y genuina, transmitir dinamismo y simpatía con su cuerpo, puesto que “el entrevistador busca a alguien que va a pasar horas en una oficina con otros compañeros de trabajo y que promueva un ambiente laboral sano y agradable”  {5}, lo cual puede lograr a través de expresiones asertivas, la idea no es parecer un robot. 

El rostro dice más que mil palabras: expresión facial

Ekman {6} también estudió las expresiones faciales y mircoexpresiones en videos de personas mintiendo, porque, según él, es posible la detección de mentiras a través de la lectura de las emociones que se reflejan en el lenguaje corporal y en el rostro. Al observarlos, encuentra que “estas emociones de alguna manera se proyectan en el rostro sin importar lo que la persona intente para ocultarlas”. {7} Claramente, para obtener un trabajo se debe ganar la confianza del empleador y es muy poco probable conseguirla si el rostro comunica engaño y deshonestidad.

La sonrisa y la mirada son otros elementos analizados por este psicólogo. La mirada se estudia separadamente por la importancia que conlleva y las funciones que cumple, como: regulación del acto comunicativo, fuente de información, expresión de emociones y comunicación de la naturaleza de la relación interpersonal. A su vez, el estudio de la mirada contempla diferentes aspectos: la dilatación de las pupilas (indica interés y atracción), el contacto visual (seguridad y sinceridad), el acto de parpadear (relacionado con la tranquilidad y el nerviosismo) y la forma de mirar (proporciona poder y estatus).

Finalmente, la sonrisa se emplea con el fin de expresar felicidad, alegría o simpatía. Aunque puede ser contraproducente si se trata de una sonrisa sencilla, pequeña y constante, porque trasmite un mensaje inseguro, dudoso y de falta de confianza.

Por consiguiente, si lo que se busca es el éxito de una entrevista de trabajo, la mirada y la sonrisa son factores que no se pueden descuidar. Es recomendable establecer contacto visual, en lo posible no parpadear muy rápido y seguido porque trasmite nerviosismo e incómoda al receptor. Además, la sonrisa no debe parecer falsa o forzada, las organizaciones buscan honestidad, confianza y compromiso en sus empleados, no a alguien que necesita fingir cada expresión o que parece un robot en actividades cotidianas como entrevistas.

Como se explicita en la  siguiente imagen, cada musculo de su rostro comunica algo. Antes de hacer la entrevista, se puede hacer un ejercicio de preparación: mirarse al espejo y evaluar qué mensaje está emitiendo y si es el que quiere transmitir. Evite emociones como el temor, la ira, el asco, la tristeza y el desprecio en los pocos minutos que dure la entrevista.

Facial Affect Scoring Technique. Infografía elaborada por Andrea Isabel Remolina Remolina. Información suministrada por Nancy Stella Vesga, docente y tomada de Mapeo facial de emociones sintéticas de Raquel Conde (2005).

En definitiva, la comunicación es un proceso integral. No se limita únicamente a lo que se dice con las palabras. También se compone de elementos no verbales que pueden reforzar, contradecir, acompañar o debilitar el mensaje transmitido, a su vez, afectando la percepción que tiene el receptor acerca del emisor. Por consiguiente, la comunicación no verbal juega un papel relevante, tanto en la cotidianidad, como en un momento decisivo para la vida profesional: una entrevista para obtener el trabajo soñado

Referencias bibliográficas

  1. Alonso (1994) citado en García Hernández, Martínez Garrido, Martín Martín y Sánchez Gómez. (2006). La entrevista. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid, España. Recuperado de: http://www.uca.edu.sv/mcp/media/archivo/f53e86_entrevistapdfcopy.pdf 
  2. Cestero, A. (2006). La comunicación no verbal y el estudio de su incidencia en fenómenos discursivos como la ironía. Revista ELUA, 20, 57-77. Recuperado de: https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/6074/1/ELUA_20_03.pdf  
  3. Aran, G. (2014). Comunicación persuasiva en entrevistas de trabajo. Recuperado de: https://books.google.com.co/books?id=RK5hCgAAQBAJ&printsec=frontcover&dq=COMUNICACI%C3%93N+PERSUASIVA+EN+ENTREVISTAS+DE+TRABAJO&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwil-ZuDoL_hAhVpzlkKHY-wCnkQ6AEIKDAA  
  4. Ekman, P. (1969). Emotional and Conversational Nonverbal Signals. Recuperado de: https://www.paulekman.com/wp-content/uploads/2013/07/Emotional-And-Conversational-Nonverbal-Signals.pdf 
  5. Page Personnel. (s.f.) Uso correcto del lenguaje corporal en una entrevista [mensaje en un blog]. Recuperado de: https://www.pagepersonnel.es/advice/candidatos/la-entrevista/uso-correcto-del-lenguaje-corporal-en-una-entrevista  
  6. Ekman, P. (2006). Darwin, Deception, and Facial Expression. Recuperado de: https://nyaspubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1196/annals.1280.010  
  7. Ekman (2003) citado en Ensari, P. (2017). How to Improve Emotional Intelligence and Social Skills among Adolescents: The Development and Test of a New Microexpressions Training. Journal of Behavioral and Brain Science, 7, 211-225. Recuperado de: https://file.scirp.org/pdf/JBBS_2017052214510531.pdf
  8. Conde, R. (2005). Mapeo facial de emociones sintéticas. Recuperado de: http://tierra.aslab.upm.es/documents/PFC/PFC_RPConde.pdf 

 

Share
comments