TX Metronews - шаблон joomla Продвижение

ECOSOFÍA: LA DIMENSIÓN ÉTICA DEL SER HUMANO DESDE UN PUNTO DE VISTA BIOCÉNTRICO

 “La filosofía para la VIDA”,  “Ecología Social” o “ecología profunda”.  Se abre el debate sobre la comprensión de la ecología más allá del activismo individual.

 

Ecosofía.  Gráfico tomado de: https://bit.ly/2C9CDhe

 

¿Una corriente filosófica? ¿Un discurso radical? ¿Una conspiración anti sistema? ¿Una caída libre hacia el esoterismo?  Lo cierto es que cada vez más voces se unen en un discurso tan necesario como ya puesto en escena desde hace tiempo. Filósofos, científicos, académicos han tratado de ubicarlo en un sitio de relevancia para llamar la atención inmediata hacia lo que puede denominarse la mirada biocéntrica del mundo y despedirse de una vez por todas de la mirada antropocéntrica del ser humano. 

Para tomar como referencia una definición cercana al término se puede decir que: “La ECOSOFÍA es una corriente que, dentro de la ecología y a fines del siglo XX, rebasa la posición antropocéntrica del movimiento ecológico, involucrando su dimensión espiritual y global. Ve también la necesidad de tomar medidas no sólo para la protección del medio ambiente, sino de impulsar un cambio profundo de la visión del mundo, que retorne a los principios universales” .

Se pueden tomar otras referencias interesantes del tema, validadas por autores del área de la filosofía como Adela Cortina {2}  quién toma como base las preocupaciones apremiantes del Informe “los límites del crecimiento” de 1980 en el Club de roma.  De igual manera el informe de Sostenibilidad de la experta Gro Harlem Burndtland donde nacen las nociones de desarrollo sostenible denominado en su época informe Brundtland y el Informe del Fondo mundial de la Naturaleza que habla de que si permanece el nivel de consumo de los países ricos sería insostenible en el futuro más inmediato. "Si el mundo en su conjunto consumiera como lo hace el 20% de la población favorecida, necesitaríamos 3 planetas para dar abasto". {3}. 

 

 

Ecosistema personal.  Foto tomada de: https://bit.ly/2EWvjY9

Los datos actuales son bastante preocupantes y en estos momentos el impacto dañino medioambiental que el ser humano ha hecho en su hogar es quizá irreversible.  El planeta está literalmente exhausto. Todas las cumbres por el medio ambiente hablan de la necesidad apremiante de un compromiso real del ser humano con el planeta.  Ya no solamente desde el reciclaje, sino de la actuación real y el compromiso real del mismo, buenas prácticas de consumo, minimalismo como estilo de vida, comprender que el progreso no es tener por tener, es saber tener y conservar.

Es claro que todo deseo implícito y discursivo, conlleva un compromiso.  Sin embargo para Cortina no necesariamente es cierto eso. Manifiesta su preocupación por ese discurso “políticamente correcto” para quedar bien y comprometerse con hacer algo, ¿Qué ese algo? Discurso, un discurso que no trasciende, que es tal el deseo del ser humano de satisfacer su “autorealización” de manera tergiversada que va a seguir queriendo “cosas” para seguir supuestamente progresando. Por supuesto validado con excusas por demás “progresistas de crecimiento acumulativo” como otorgar empleo por talar árboles o construir productos, ofrecer servicios, seguir comprando para seguir valorizando o “valorizándose” y quienes han logrado niveles que supuestamente de satisfacción quieren más y los que no, desean hacerlo lo antes posible.

Se tiene una versión tergiversada de términos como crecimiento, desarrollo o progreso.  Autores como Manfred Max Neef preocupados en el tema, analizan la corta definición y la falta de concreción con respeto a estos términos, en ese orden de ideas Max Neef aduce: “en la naturaleza, todo sistema vivo crece hasta un cierto punto en el que detiene su crecimiento, pero no detiene su desarrollo. El desarrollo puede seguir infinito, pero el crecimiento no” {4}.  De forma evidente, el pragmatismo del autor intenta hacernos entender por qué la medida del crecimiento tiene un límite y parte de la sostenibilidad de ese crecimiento, sin embargo del desarrollo no, entendido como lo entiende el autor, como una comparación con un par coherente y alcanzable;  por otro lado está el progreso, más que un término que hace trabajar por trabajar y crecer por crecer o técnicamente entendido como “la maximización del bienestar en una determinada franja de la tierra”  {5} es una simple falacia que justifica las acciones a cualquier precio con tal de conseguir lo que “expertos sospechosos” unen al término mal comprendido como desarrollo, de una mejora o de un avance y ¿podrá darse semejante similitud?. Siendo así, dice la autora antes del 2100 el mundo colapsará si se mantiene la tendencia de consumo por agotamiento de los recursos naturales {6}

Por ello es necesario concebir un verdadero Ethos {7}  de carácter personal y social que se comprometa a no seguir despojando al planeta de su vida.  Sin embargo es necesario reconocer que este tema no es actual, se ha venido trabajando desde la década de los años 50´s, otorgándole un título “ética ecológica”  {8}.  

El determinismo tecnológico {9} ha llevado a la creencia errada de que los avances tecnológicos van salvar lo que queda del planeta.  Si bien contribuyen a su avance, generan otros problemas y en ese sentido el debate tiene que darse desde el punto de vista deontológico.

Esa creación del Ethos ha llevado a varias posiciones sobre si es necesario crearla, acomodarla o simplemente educarla. “Lo que urge es cultivar una nueva actitud en las personas y en los grupos, una nueva forma de acercarse a la naturaleza, no expoliadora, no manipuladora, y además explicitar públicamente los rasgos de esa actitud”  {10}. 

El contraste de lo insostenible y lo sostenible.  Ilustración de Mark Henson. Tomada de: https://bit.ly/2ELdREV

 

Son tres los referentes de análisis y las posibles formas de ver la “ética ecológica” estas perspectivas que Matthias Kettner clasifica en: Ortodoxa,  Reformista y  Revisionista contenido en el texto de Cortina “Por una ética del consumo” {11}

ORTODOXA: No es necesario crear una nueva ética para abordar los problemas ecológicos, sino que basta con las tradicionales.  Lo que ocurre en la naturaleza es debido acciones humanas y que por tanto somos responsables de prevenir y controlar los daños irreversibles.

El concepto de responsabilidad es el centro, y se amplía a lo no intencionado, que puede llevar a la extinción de las especies, la destrucción de bosques y distintos recursos naturales y a la destrucción del ecosistema.

La ética responsable debe tener en cuenta las consecuencias de las acciones, tanto las intencionadas como las no intencionadas, para el ecosistema.

Se requiere mayor adhesión a una ética muy familiar, porque la mayor parte de fuentes de  nuestro desastres ecológicos, además de la ignorancia, son la avaricia y la miopía al ver los problemas.

REFORMISTA:  Añadir a la ética tradicional los valores del medio ambiente y los deberes hacia él.  Por ejemplo, atribuir derechos morales y legales a los organismos vivos.

Reconocimiento de seres sintientes y otorgarle derechos a las especies.

REVISIONISTA:  La conciencia de la naturaleza exige el desarrollo de una ética radicalmente nueva, no centrada en los seres humanos, sino en la naturaleza.

Aldo Leopold dio voz a esta nueva ética al afirmar que necesitamos una land ethic, que amplíe los miembros de la comunidad moral, incluyendo a todos los elementos de la naturaleza.

Tiende a preservar la integridad, estabilidad, la belleza de la comunidad biótica; es incorrecto lo que tiende a lo contrario.

Se impone un nuevo paradigma, un nuevo marco de interpretación y comprensión del mundo, que tiene por centro la VIDA y NO  a los seres humanos.  GALBRAITH John Kenneth, 1997, XXI.

Elementos que acuñó ARNE NAESS para la comprensión de la ECOSOFÍA:

Infografía elaborada por:  Nancy Stella Vesga Hernández.  Información tomada del texto LÍMITES DEL CRECIMIENTO.  Por una Ética del Consumo. Adela Cortina

Finalmente la ecosofía “puede cumplir la función de puente” {12}. La Ecosofía es un modelo en el cual, distintos grupos con ideologías diferentes, pueden trabajar conjuntamente por el bien del medio ambiente, y podría llegar a ser la base de una nueva filosofía en el siglo XXI. 

Es interesante que la ecosofía haya reconocido que la crisis postmoderna es una crisis de los valores y de las ideologías fracasadas del siglo XX, es decir, de la visión positiva materialista. La ECOSOFÍA se encuentra a la búsqueda de una visión del mundo más amplia, más profunda y más global. 

Se dejan varias definiciones del término y el tema en discusión.  ¿Vale la pena hablar de un nuevo concepto de ver la ética hacia la ecología para el cambio de paradigma?

  • El principio ecológico de la unidad en los grados de diversidad en un principio social ricamente mediada, por lo que mi uso del término ecología social.  Murray Bookchin

 

  • Debemos volver a la naturaleza, aceptándola como viene y recuperar nuestra autenticidad y nuestros cuerpos. "El espíritu del aikido" (1987), Kisshomaru Ueshiba

 

  • “… el concepto de desarrollo sostenible implica límites, no límites absolutos, sino limitaciones que imponen a los recursos del medio ambiente el estado actual de la tecnología y de la organización social y la capacidad de la biósfera de absorber los efectos de las actividades humanas, pero tanto la tecnología como la organización social pueden ser ordenadas y mejoradas de manera que abran el camino a una nueva era de crecimiento económico” (CMMAD, 1987).

 

  • Tras una breve consigna de compromiso, se abordan los límites al desarrollo. Si bien se los acepta, se sostiene que son relativos, donde se puede manejar tanto la tecnología como la organización social, frente a los determinantes ecológicos. Esto permite llegar a una llamativa conclusión, la defensa del crecimiento económico (Gudynas, 2011).

 

Mafalda y el planeta.  Ilustración de Quino.  Tomada de: https://bit.ly/2EXnYb4

 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. JULIÁN PLENINGER. Ecosofía. https://filosofia.nueva-acropolis.es/2012/ecosofia/ 

2. Adela Cortina Orts (Valencia, 1947) es una filósofa española, ganadora del Premio Internacional de Ensayo Jovellanos 2007, catedrática de Ética de la Universidad de Valencia y directora de la Fundación Étnor, Ética de los negocios y las Organizaciones Empresariales. Una beca de investigación le permite frecuentar la Universidad de Múnich, donde entra en contacto con la teoría crítica, el pragmatismo y la ética marxista y, más en concreto con la filosofía de Jürgen Habermas y Karl-Otto Apel. En 1986 obtiene la cátedra de Filosofía Moral, cargo que mantuvo hasta el 2017. Su magisterio siempre se vio ligado a la economía, la empresa, la discriminación de la mujer, la guerra, la ecología, la genética, etc. Son ámbitos igualmente cultivados por la autora en sus obras. Es miembro de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida y Vocal del Comité Asesor de Ética de la Investigación Científica y Tecnológica.

3. CORTINA ADELA.  La ética del Consumo. Madrid: Taurus, 2002.  Pag.143

4. SÁNCHEZ NICOLAS. Manfred Max-Neef y la necesidad de una economía descalza. https://www.nuevamujer.com/bienestar/2009/10/10/manfred-max-neef-y-la-necesidad-de-una-economia-descalza.html 

5. Op cit CORTINA, Adela pag 143

6. Op cit  CORTINA, Adela pag 145

7. Op cit CORTINA, Adela pag 145

8. Op cit CORTINA, Adela pag 145

9. El Determinismo tecnológico responde a la creencia según la cual la tecnología es capaz, por ella misma, de incidir de manera directa y positiva en el desarrollo socioeconómico de un grupo o en un determinado contexto social.

10. Op cit.  Cortina Adela. Pag 146

11. Op cit.  Cortina Adela. Pag 147

12. Op cit. PLENINGER JULIÁN. Publicado en: https://filosofia.nueva-acropolis.es/2012/ecosofia/

 

 

Share
comments