TX Metronews - шаблон joomla Продвижение

Los Muérganos, el grupo de artes escénicas que hace arte improvisando

Este es el colectivo que emplea diversas técnicas teatrales en sus prácticas. Estas ejercitan la rapidez mental, la memoria, la pronunciación y la kinésica.

 

Ejercicio Silvia Sandoval Colmenares y Jorge Prada Sánchez, integrantes del colectivo en ejercicio de expresión corporal y construcción de historia. /FOTO JUAN GUILLERMO NEIRA LOAIZA

 

Por Juan Guillermo Neira Loaiza

 

En Bucaramanga hace un año y medio se creó el grupo de improvisación los Muérganos que es liderado por Alex Garzón Contreras, profesor de la facultad de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab). Está compuesto por nueve ‘jugadores’ o actores con una trayectoria de un año en su mayoría, aunque varía puesto que siempre hay integrantes nuevos. 

Para el perfeccionamiento de su técnica ejercitan las habilidades de cada uno y en colectivo a través actividades lúdicas y teóricas, sus ensayos se desarrollan: lunes y viernes de siete a diez de la noche y domingos de cinco de la tarde a siete de la noche. La revista ComunicAcción compartió con este quipo una jornada de ensayo en el Salón de Proyecciones del Centro de Servicios Universitarios de la Unab, espacio que la institución concede en apoyo. 

Stephanie Sánchez Angarita y Mariángela Urbina Castilla, participando en una actividad que involucra gestualidad, interpretación y manejo del espacio. /FOTO JUAN GUILLERMO NEIRA LOAIZA

La agenda de su ensayo  

Los participantes, que asisten en ropa cómoda, se reúnen en la parte más amplia del salón para comenzar con el primer ejercicio que es ‘vocalización y agilidad’, en este los jugadores de forma aleatoria en su turno deben dar respuestas que obedezcan al orden lógico de las vocales en combinación con letras como ‘bla’, ‘tez’, ‘plin’ y siguientes. Quien pierda la roda, debe tocar un timbre y el juego se reinicia, la finalidad es avanzar en el tiempo lo mayor posible, sin equivocaciones. 

Andrés Villamizar Agudelo, integrante y encargado de la material audiovisual del grupo comenta su postura ante los ejercicios, “cuando realizamos ejercicios mejoramos nuestras capacidades buscando encontrar una perfección en nuestra puesta en escena. Cada aspecto es importante, tanto la memoria como la expresión facial, el cuerpo y la voz porque el público siempre observa los detalles. La improvisación es un arte, que sigue los cambios más raros de sentido y el éxito es lograrlo con la mayor naturalidad”.    

Para la ‘memoria’ cada miembro toma una posición en un círculo y se asigna un nombre, el ejercicio es recordar el nombre de cada posición para al cambiar de lugar no equivocarse, nuevamente quien de una mala respuesta debe tocar el timbre y el juego se reinicia. En una siguiente fase la dinámica continúa con la variación de dividir el grupo en dos, en filas paralelas, una parte de ellos debe memorizar el orden de su posición en la cifra 1,234, luego cambian de lugar recordando su número y al leerlo en una nueva posición, cuando la cifra cambie, no deben errar.   

Alex Garzón Contreras, Javier Castellano Leal, Stephanie Sánchez Angarita, Mariángela Urbina Castilla y Silvia Sandoval Colmenares en ejercicio grupal con acompañamiento musical de Jorge Prada. /FOTO JUAN GUILLERMO NEIRA LOAIZA

Posteriormente se vuelven a ubicar en un espacio más amplio para que los movimientos de cada uno no interfieran en los movimientos demás,  ahora en parejas desarrollan ejercicios para la comunicación por medio de la gestualidad y de las acciones corporales, la kinésica. Para esto realizan movimientos que marquen las facciones de su rostro con la intención de que se entienda una idea o un sentimiento en la interpretación. Normalmente es la caracterización de los sentimientos de tristeza, alegría y las situaciones de confusión y rabia las más comunes. También es posible hacer una marcación de espacio mínima donde se establezca los límites del escenario. 

En esta etapa los participantes tiene la libertad de crear historias, el buen fin de la actividad es entender lo que quiere transmitir el otro para continuar con el hilo narrativo y así crear un producción única. 

Alex Garzón, expresa lo que considera el éxito de la improvisación, “esto es como la vida, impredecible, pero igualmente es algo que se planifica y se ensaya. Con esto en mente la comprensión del público y del intérprete, el ejercicio será positivo. Hay varios teóricos y ejemplos a nivel mundial que tomamos como referencias, sin embargo hay que disfrutar de la posibilidad de poner aportes propios al personaje, la situación y el aprendizaje”.  

El grupo de improvisación antes de su presentación ‘A la Maldita Sea” en el bar – restaurante Rollin’ Back 59 de Bucaramanga. /FOTO JUAN GUILLERMO NEIRA LOAIZA

 

Al final de la entrenamiento se realizó una improvisación general con todos los participantes en la cual se crea una idea original, cuando transcurre la actividad es posible percibir que el rumbo cambia pues cada integrante responde al aporte de sus compañeros con una nueva idea relacionada o no. 

Entre los teóricos estudiados por los Muérganos está Konstantín Stanislavski, quien fue un actor, director escénico y pedagogo teatral ruso que planteó la interpretación de situaciones lo más fieles posibles a la realidad ayudado de la observación, la motivación, la memoria emocional y el buen manejo de los recursos, como el espacio y el cuerpo.  

 

 

 

 

Share
comments